¿Podemos resignar la protección de la vida de las personas por nacer?